Enviado por Jeff Purtle el Lun, 07/04/2016 - 11:45
Claude Gordon Manuscript

Yo conocí a Claude en el verano de 1984 en el campamento CG Brass. Inmediatamente me deslumbró su actitud alentadora y positiva. El creía que todos podrían llegar a ser buenos músicos y lograr lo que otros dijeron que era para los talentosos nada más. El demostró cómo los grandes músicos tocan de la misma manera en lo fundamental (Definido como “Los siete ítems básicos”) y que cualquiera lo puede hacer. Yo comencé a tonar lecciones privadas con él, el 24 de julio de 1984 a la edad de 16 años. Estudié constantemente durante los próximos diez años y eventualmente me volví miembro del personal del campamento CG Brass.

En mi primer campamento, aprendí acerca de los siete ítems básicos. Entonces fue cuando tuve un entendimiento intelectual de cómo funcionan las cosas, pero no un entendimiento de experiencia. La claridad de las palabras de Claude fueron sobrepasadas solamente por su habilidad para aplicarlas a cada estudiante.  A menudo sus palabras eran limitadas, y las rutinas me encaminaron en la senda de desarrollo. El estaba en contacto con sus estudiantes y la forma de tocar. El había experimentado las mismas dificultades y desarrollo, y sabía cómo tomar a los estudiantes desde dónde él había estado.

Claude creía en leyes de la naturaleza que no cambian. El a menudo comparó el tocar con volar. Si podemos tener conocimiento y confianza en que un avión puede volar, entonces podemos tener una confianza similar para tocar. Es por eso que Claude sabía que cualquiera podía tocar este “pedazo de metal”, como le llamaba a los instrumentos de metal. Claude era un hombre trabajador, enseñando en San Francisco y Los Angeles, volando su avión entre los dos lugares, descansando periódicamente en su casa en Big Bear Lake, California. En cierto momento, el solía enseñar desde las 8 a.m. hasta la medianoche sin descansar, comiendo entre las lecciones, porque los estudiantes le traían comida. Claude se sentaba en un escritorio al enseñar. El estaba escribiendo las asignaturas, viendo tocar a los estudiantes y tomando cierta clase de notas en su propio libro. En mis diez años de estudio, él nunca tocó ni una sola nota en una lección, lo cual parecerá raro. Pero, él tenía mucha sabiduría para saber cómo decir pocas palabras importantes para poner al estudiante en la dirección correcta. Su comentario por no tocar era “Usted no me está pagando para que yo toque. Usted me está pagando para que yo le enseñe”. Sin embargo, existen algunas historias de estudiantes que recibieron una demostración de parte de Claude cuando él consideró necesario probar que algo era posible y fácil, haciéndose correctamente.

Clauda era bien organizado. Cada asignatura de práctica o “rutina” fue escrita y puesta en un cartapacio para ser traída a cada lección. Las cosas fueron escritas con mucho detalle, en qué practicar y en qué orden. Yo todavía me remito a este cartapacio de diez años de lecciones y aprendo de él. Claude a menudo escuchaba el material por venir y no escuchaba el material pasado. También tenía la sabiduría y la paciencia para saber por cuánto tiempo mantener a un estudiante en un ejercicio en particular hasta lograr lo que él estaba esperando. Yo, como otros, recuerdo hacer algunos de los mismos ejercicios por 8 meses hasta que finalmente lograba hacerlo bien. El era astuto para hacer variaciones sutiles para mantener las cosas interesantes para el estudiante al mismo tiempo que reforzaba el efecto deseado.

Claude era un hombre bien determinado y decidido, que nunca dejaba que ningún obstáculo lo parara ni lo desmayara. El sobrepasó la cirugía de marcapasos cuádruple e hizo un video de enseñanza para Selmer Company, semanas después de la cirugía. El recibió tratamiento de radiación para el cáncer y tomó el doble de los tratamientos para lograr ir a su campamento anual. El siempre tenía muchos deseos de decirles a los estudiantes que todo en Herbert L. Clarke’s Technical Studies podía tocarlo cualquiera. Si Clarke decía hay que hacer un ejercicio completo con una sola respiración (Etude del quinto estudio), entonces, él lo hacía dos veces en una respiración. El practicaba el rango de estudios del pedal C cuádruple a triple alto C y más alto. El, como Clarke, animaba a los estudiantes diciendo “No paren hasta donde yo llegué, vayan más adelante”.

Cada página asignada tenía notas estampadas. Las tres estampas que él uso decían “Respire profundo, pecho arriba”, “Vigile la lengua” y “Levanta los dedos bien alto, golpee duro las válvulas”. El siempre era optimista, realista y totalmente honesto, sin hacer promesas que no se pudieran alcanzar. El amaba a sus estudiantes y le enojaba ver cómo toman ventaja y le mienten a los músicos que tocan instrumentos de viento.Yo siempre me fui de las lecciones creyendo que podía llegar a ser un gran trompetista. Su habilidad para motivar vino de creer en los siete items básicos, y en cómo funcionan de la misma manera para cada uno.

En 1988, cae una tragedia en la familia de Claude. Su esposa, con quien se casó desde los 19 años de edad, muere. Un poco después mueren sus dos hijos y luego él resulta con cáncer.

Después de sobrepasar esa pérdida, él comenzó a enseñar de nuevo y yo pude tomar una clase pedagógica de metales con otros cuatro estudiantes por años de CG. La clase duró un año y nosotros recibimos instrucciones únicas en el por qué Claude enseñó de la manera que lo hacía. Fue en ese momento, que yo obtuve aún más respeto, sabiendo que habían muchas cosas que él notaba y sabía, y que nunca les dejó saber a los estudiantes. Pero, él sabía cómo corregirlas con las rutinas, sin dejar que los estudiantes se preocuparan, manteniéndolos enfocados en lo fundamental.

La creatividad fue una cualidad que Claude expresó en sus diferentes libros. Las rutinas tenían frecuentemente una serie de ejercicios escritos a mano por Claude. Estas eran probadas en él mismo, luego en varios estudiantes y luego en las rutinas de otros estudiantes cuando era apropiado. Algunas de estas terminaron en los libros publicados y bien conocidos de Claude. Todo el material de Claude mostró su estudio sistemático de paso a paso. Uno de los secretos del éxito de Claude fue su esposa. El se casó con Genivieve (Ginny) días después de conocerla. Ellos tenían 19 años de edad, y un poco después se mudaron de Helena, Montana a Los Angeles, en medio de la era de depresión, para que Claude pudiera estudiar con Clarke. Ginny era llamada “mamá” por todos, al agregar ella su toque personal. Yo todavía tengo cartas escritas a mano por ella, de mis primeros campamentos. Ella se tomó el tiempo para conocer a cada estudiante. Ella le dio el tiempo libre a Claude para no pensar en nada más que tocar y enseñar. La muerte de Ginny fue más difícil que el cáncer y la cirugía del corazón. Después que murió Ginny, Claude se casó con Patty, quién lo cuidó en sus últimos días y aún ella aprendió un poco a tocar el piano y música con él. Claude murió el 16 de mayo de 1996 en su hogar de Big Bear, California.

Otros artículos cubrirán las enseñanzas de Claude Gordon y Herbert L. Clarke, incluyendo los siete ítems básicos y cómo aplicar sus enseñanzas.

Jeff Purtle estudió por diez años con Claude Gordon, enseñó en los campamentos CG y fue certificado directamente por el Lcdo. Gordon para enseñar de acuerdo a sus principios. Jeff ha enseñado desde 1984 y en 2004 agregó estudiantes de video chat en vivo a su estudio de Greenville, Carolina del Sur.